.

.

jueves, 14 de noviembre de 2013

LA ALHAMBRA BARCELONESA

Una de las curiosidades de esta ciudad, de las muchas que tiene y que muchas seguiré desconociendo, es la Villa Alhambra situada en la calle Berlinés nº 5 del barrio de Sarriá-Sant Gervasi. Esta curiosidad la conozco ya que vivo cerca y, el día que pasé por esa calle, me fijé y pregunté en un comercio cercano.
 
Esta villa, ahora llamada edificio, está exactamente situada en una parte del Turó de Monterols del lado que da a General Mitre, y es una copia casi idéntica de la Alhambra de Granada. Eso fue lo que me impactó ya que en aquel momento la portería estaba abierta y el aire morisco de la escalinata llamó mi atención.
 
La construcción de este edificio, creo que desconocido por muchos barceloneses que no sean de la zona, tiene historia y por varios motivos. Este fue el primer edifico construido, en 1875, cerca del pueblo de Sant Gervasi de Cassolas y sus jardines se extendían bastante más allá de los actuales límites de la calle Berlinés. 
 
 

Su propietario, y de ahí -dicen- deriva el nombre actual de la calle, era un ciudadano de Berlín casado con una granadina que decidió trasladarse a Barcelona. También se cuenta que la esposa se moría de nostalgia por su Granada  natal y cuando tuvieron que venir a esta ciudad, no pudiendo volver a la añorada tierra de la esposa, tal como ella deseaba, el amante marido le prometió construirle aquí una copia de su añorada Alhambra. Verdad o ficción, eso no lo podremos asegurar nunca.

Pero si podemos decir que, cuando en 1866, Josep Castelló i Galvany, decide urbanizar unos terrenos de su propiedad, vende esa parte a un señor extranjero y, ahí, empieza la historia.

El edificio Alhambra se construye en 1875, en una época en que hay una tendencia hacia todo lo árabe, el Teatro Español, la plaza de toros Las Arenas, etc... El maestro encargado de obras fue Domingo Ballet i Nadal y, es posible que parte de la historia romántica sea cierta, ya que muchos de los materiales utilizados fueron traídos desde el otra lado del estrecho, pero el nombre del rico hacendado 'berlinés' no aparece por ningún lado.


¿Qué historia será la real, la del amante marido de la granadina o la de un extranjero que se enamoró de La Alhambra?

Esta casa singular cuya fachada dice poco de su interior, copia o inspirada en La Alhambra, es casi prácticamente desconocida por estar escondida a los ojos del gran público, ubicada en 'casi' esquina con General Mitre y tras unas empinadas escalinatas muy cercanas al cruce con Balmes.
Actualmente esta rareza y belleza arquitectónica es la residencia de varios miembros de una misma familia, lo suficientemente acomodada como para haber reformado por completo todo su interior respetando el diseño original hasta en baños y cocinas.