.

.

martes, 12 de noviembre de 2013

LOS LECTORES SE EQUIVOCAN

El sábado pasado, "El Periódico de Catalunya" publicó el resultado de la encuesta que promovió entre sus lectores un par de semana antes.
 
En el lanzamiento de la propuesta se aseguraba: "París tiene la torre Eiffel, Londres, el Big Ben y Nueva York, la Estatua de la Libertad... ¿y Barcelona?... La mayoría de grandes ciudades tienen su símbolo turístico, un icono que las distingue y con el que se las identifica y del que Barcelona carece. ¿Cuál crees que debería ser el símbolo turístico de la ciudad que la identifique en el extranjero? Explícanos tu propuesta".
 
En primer lugar la encuesta o pregunta parte de una premisa falsa: Barcelona carece de símbolo turístico. ¿Cómo que no tenemos un símbolo que nos representa en el mundo entero?... ¿Y qué es entonces la Sagrada Familia?... ¿Un montón de piedras?...
 
 
El resultado fue tan, con perdón, tonto y falso como la pregunta. Los lectores decidieron que lo que representa a esta ciudad es la Font Mágica de Montjuic.
 
Propuestas hubieron para todos los gustos, desde el Plan Cerdá -ya me diréis que icono es- hasta "los comercios y sus gentes". Entre tanta propuesta tan justa como rara, porque todo hace de Barcelona lo que es, la propuesta y votos mayoritarios fueron para la Font Mágica de Carles Buïgas, construida para la Exposición Internacional de 1929.
 
Pues, estoy en total desacuerdo, lo lamento. No tenemos que buscar un icono, tenemos muchos y sobre todos ellos sobresale a gran distancia la Sagrada Familia. "La Font" es otro más y de los más importantes, pero no el único ni el más representativo de la ciudad; que "El piromusical de la Merçè" sea una maravilla no lo convierte en el hecho representativo de Barcelona, ya que por ahí -me temo- van los tiros.

2 comentarios:

Carmen Lasco dijo...

Estoy de acuerdo contigo. El icono turístico de Barcelona es la Sagrada Familia. On anem a parar amb la font màgica!

Irónico dijo...

Completamente de acuerdo. El icono de Barcelona es la Sagrada Familia i punt.

Lo del Plan Cerdá como icono me ha hecho reír. ¿Y la representación qué sería, una cuartilla cuadriculada?...
Quina gent mès boixa!