.

.

viernes, 22 de noviembre de 2013

TORRE MARE NOSTRUM

Creo que la mención al moderno y emblemático edificio de Gas Natural en la Barceloneta, merece que hacer antes una breve historia de la compañía líder y pionera en el sector. De ahí, el poner como primera imagen, la antigua torre del gas, que aún se conserva en estos días.
 
En 1843 nace la Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas, que extenderá las redes de gas por la ciudad de Barcelona e introducirá el alumbrado público y el particular. Posteriormente inicia otras explotaciones, como por ejemplo las fábricas de gas de Sevilla y Ferrol.
En 1846, cuando se inicia la actividad de la Bolsa de Barcelona, la sociedad empieza a cotizar en los mercados. Desde entonces hasta ahora, es la única que lo ha hecho ininterrumpidamente.
 
En 1896, y de la mano de una multinacional francesa, la Sociedad Catalana para el Alumbrado de Gas entra en el sector eléctrico con la construcción de la Central Térmica Vilanova en Barcelona. Posteriormente desarrolla otras centrales térmicas y saltos de agua en el Pirineo de Huesca y, con 132.000 voltios, pone en funcionamiento la primera línea de transporte en Europa.
 
En 1912, la Sociedad Catalana para el Alumbrado de Gas, que había entrado fuertemente en el sector eléctrico, cambia su nombre a Catalana de Gas y Electricidad, S.A.
En 1969, Catalana de Gas y Electricidad, a través de su filial con Exxon, denominada Gas Natural, inicia la era del gas natural en España: establece contratos de suministro con Libia y Argelia, construye el primer metanero español con tecnología criogénica, pone en funcionamiento la planta de regasificación de Barcelona y desarrolla así el mercado del Gas Natural en el país.
En 1991 nace Gas Natural SDG, fruto de la fusión de Catalana de Gas, Gas Madrid y de los activos de distribución de gas canalizado aportados por el grupo Repsol.
 
********
 
La Torre Mare Nostrum,  edificio sede de Gas Natural (Plaza del Gas, 1) en la Barceloneta, fue inaugurado el año 2006. La edificación es una soberbia torre acristalada de 85 metros de alto y un cuerpo horizontal de otros 85 metros de longitud, con 20 plantas de altura y obra de los arquitectos Miralles y Tagliabue.
 
Su estructura está integrada por tres volúmenes distintos abstractos, asimétricos, que producen en una de sus fachadas una forma fragmentada y en la posterior una estructura más acorde y redondeada.
La superficie de los volúmenes de las plantas inferiores va reduciéndose a medida que la estructura asciende formando una torre, encontrándose en ese ascenso con un volumen central cuya superficie se extiende horizontalmente. Este cuerpo horizontal está unido a la torre vertical entre las plantas 5 y 9 y destaca del resto del edificio; es el llamado portaaviones, una especie de rascacielos horizontal, incrustado transversalmente en la torre principal, que es su único apoyo.
La torre también presenta otro cuerpo prominente en forma de capitel, de 26 metros de voladizo.
Finalmente, el edificio está recubierto por cinco tipos de vidrios tratados especialmente para conseguir el efecto óptico de deformar la realidad. Según la luz y la posición en la que observes el edificio, su estructura parece completamente diferente a la vista desde otro ángulo a un par de metros de distancia.


Como dato final cabe destacar que el edificio está formado por 3500 toneladas de hierro y los vidrios de las fachadas tienen altos niveles de aislamiento que favorece el ahorro energético.
La Torre Mare Nostrum ha recibido el premio Quatrum al edificio de oficinas más innovador.

1 comentario:

Mateo Noriega Avella dijo...

Qué método de construcción utilizan ? o sea cómo estructuralmente se sostiene ese voladizo de casi 30 metro ?? postensado ?