.

.

martes, 3 de diciembre de 2013

BELLESGUARD - CASA FIGUERAS

La torre Bellesguard (en castellano, 'bella vista'),  es el nombre por el que es más comúnmente se conoce a la Casa Figueras. Una obra más del arquitecto modernista Antoni Gaudí y construida entre 1900 y 1909. 
 
Esta torre se encuentra a los pies de la sierra de Collserola, en la calle de su mismo nombre y en el barrio que fue la antigua localidad de San Gervasio de Cassolas, hoy parte integrante de Barcelona.
 
En ese lugar se encontraba un antiguo castillo, erigido por el rey de Aragón, Martí l’Humà (Martín I el Humano), que lo había adoptado como residencia estival en 1410.  Fue aquí donde el rey contrajo matrimonio con Margarita de Prades. (Foto de la izquierda - Ruinas 1888)
 
María Sagués, viuda de Jaume Figueras, importante comerciante de harina, lo compró -en 1899 y por 105.000 pesetas- al obispo de Astorga por recomendación de Gaudí y este aprovechó los pocos elementos restantes de la antigua fortaleza (paredes, patio, etc.) para construir el nuevo Bellesguard. Debido a esa circunstancia, la casa tiene apariencia externa de castillo, incluyendo las almenas.
El edificio es de planta cuadrada de 15 x 15 metros, consta de planta baja, planta noble, sótano y desván, con los vértices orientados a los cuatro puntos cardinales. Construido con piedra y ladrillo, tiene gran proyección vertical, ayudado por una torre troncocónica coronada con la cruz de cuatro brazos típica de Gaudí. La buhardilla, con sus arcos de ladrillo, es una demostración de maestría en la utilización de este material, al igual que puede verse en edificios como la Casa Batlló o el Colegio Teresiano de Barcelona.
La cruz de cuatro brazos típica de Gaudí tiene los colores de la bandera catalana en cerámica en homenaje a Martí l’Humà.
 
1909
 
Como todos los edificios modernistas, durante la Guerra Civil la casa fue incautada y usada como orfanato.
En 1944 lo compró el oncólogo Lluís Guilera i Molas que lo utilizó como hospital oncológico. Actualmente es una propiedad privada de los herederos del doctor Guilera, que abre sus puertas todos los días de la semana mediante visitas concertadas. 
Desde 1969 esta edificación está declarada 'Bien Cultural de Interés Nacional'.