.

.

jueves, 12 de diciembre de 2013

EL TURÓ PARK 1912-1925

El parque Turó Park está situado en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi. Se encuentra en medio de una gran zona urbana y en uno de los mejores barrios de Barcelona. 

Este parque es uno de los lugares más visitados de la zona, ya que está a escasos 500 metros de la plaza Francesc Macià y de la Diagonal.
El origen de estos jardines, dedicados al poeta Eduard Marquina, está en el antiguo parque de atracciones Turó Park -de aquí su nombre popular y que nadie los llame Jardines Eduard Marquina-, situado en una extensa finca propiedad de la familia Bertrand-Girona, el cual abrió sus puertas el año 1912 y funcionó hasta 1929.
Hasta entonces fue una importante zona de recreo, el recinto disponía de una amplia plaza de fiestas, pista de patinaje, caballitos, coches eléctricos... Más tarde se añadirían atracciones como un teatro de marionetas, el Scenic Railways (una montaña rusa), el globo aerostático, la Galería de la Guerra o la Casa Encantada, que hicieron las delicias de la burguesía más selecta de la ciudad.

Sobre un mapa de 1950, marcado el espacio que ocupaba el Turó Park en 1912, casi el doble que en la actualidad.

1885 - Finca Bertrand-Girona
1912 - Preparado para su inauguración

1912
1913 - Polichinelas y celebración del Primer salón del Automóvil.

En 1917, la finca se incluyó en la previsión de espacios verdes de Barcelona, por la que estaba afectada. Cuando cerró el parque de atracciones, los propietarios hicieron un pacto con el Ayuntamiento en el que se cedía la parte central de los terrenos a cambio de poder urbanizar el resto.
Nicolau M. Rubió i Tudurí, el entonces director del Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Barcelona, fue quien propuso la trama urbanística que hizo posible el parque, con un modelo que lo tomaba como centro, separado de las futuras construcciones por las calles actuales.

Rubió pensó en un jardín de uso básicamente vecinal, con la seguridad de que Barcelona se dotaría "de una constelación de espacios parecidos". La realidad no fue así, y desde su inauguración en 1934, el Turó Park fue el único espacio verde de la zona durante décadas. Con los años, a pesar del progresivo incremento de los espacios verdes en toda Barcelona, este parque ha continuado teniendo un uso que sobrepasa el puramente vecinal.

1914
1915
1920- Estanque con barcas venecianas.

1922-1925
El estanque constituyó y constituye uno de los lugares centrales del parque. En sus aguas habitan animales, tales como peces de distintas especies, ranas y un buen número de tortugas, y los nenúfares cubren prácticamente su superficie.
Cerca del estanque se encuentra la zona infantil que dispone de columpios, mesas de ping pong y atracciones de madera para los más pequeños, todo ello rodeado de grandes árboles, plantas y bancos.

Al lado del pequeño quiosco de bebidas y tentempiés aún se mantiene un pequeño escenario de piedra que nos recuerda las representaciones que antaño se hacían en el lugar y destinadas, principalmente, a los niños.