.

.

lunes, 9 de diciembre de 2013

LA CASA MARTI

La Casa Martí es un edificio modernista diseñado por Josep Puig i Cadafalch en 1896, después de haber sido encargado por los familiares de Francesc Vilumara, un magnate textil. Se encuentra en la calle Montsió, 3, de Barcelona.

En apariencia, las características del edificio parecen inspiradas más en las construcciones del norte europeo que del modernismo catalán, lo que le da ese aire de castillo medieval. Los grandes arcos de medio punto en la planta baja contienen unas grandes vidrieras, la curiosa y rica ornamentación de las ventanas del piso superior y los balcones le dan un estilo "Flamboyant"; un estilo muy florido de finales del gótico y que estuvo muy en boga en la Francia del S.XIV y XV y en Flandes. 

En el exterior también destacan las esculturas de Eusebi Arnau, el hierro forjado por Manuel Ballarín y, en un pedestal en la esquina, una estatua de San José de Josep Llimona. Esta estatua fue destruída durante la Guerra Civil, y a raíz del inicio de una suscripción popular, en el año 2000 el Ayuntamiento encargó una copia exacta al original, que es la que se puede ver en la actualidad.

El dintel original de la puerta diseñada por Puig i Cadafalch también quedó muy dañado tras la guerra y acabó desapareciendo en una de las modificaciones que el edificio ha experimentado en sus más de cien años de historia.

En la planta baja se encuentra el Quatre Gats, como hemos comentado en el post anterior, que fue uno de los epicentros artísticos y culturales de Barcelona, ​​entre 1897 y 1903. A su cierre y desde 1903 a 1936, la Casa Martí fue el anfitrión del Cercle Artístic de Sant Lluc y, en la fachada, existe una placa que lo recuerda.
 
 
El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural de la Nación el 9 de enero de 1976 y figura en la ruta modernista elaborada por el Ayuntamiento de Barcelona.