.

.

jueves, 5 de diciembre de 2013

PALAU MORNAU - 'HEMP MUSEUM'

El Palau Mornau situado en el Carrer Ample, 35 fue construido entre los siglos XVI y XVII. El palacio toma su nombre de uno de sus antiguos propietarios: José Francisco de Mornau, comisario honorario de los Reales Ejércitos en 1797. En su casa se tramó una conspiración contra la ocupación francesa en Barcelona en 1809. En la entrada hay una placa que todavía recuerda este suceso.

En 1908 fue profundamente remodelado. La reforma, con profundo aire modernista, es visible tanto en la fachada como en el interior. En la fachada destaca la tribuna de hierro forjado y la claraboya de vidrio. Dentro la escalinata, los techos y los faroles de alumbrado.

Ben Dronkers compró el edificio en el 2001 y encargó al arquitecto Jordi Romeu que hiciera una renovación, poniendo énfasis en el carácter museístico del edificio pero respetando el modernismo existente. Tras una década de trabajos, el edificio quedó completamente restaurado conservando todas sus características modernistas.
 
El Palau Mornau forma parte del patrimonio histórico de Barcelona, es un edificio catalogado y, ahora viene lo más peculiar: es el museo de cannabis más grande del mundo, pero que nadie espere encontrarse un enorme coffeeshop en el 35 de la calle Ample.

Barcelona no es Ámsterdam -aunque en este y en otros aspectos no me importaría que lo fuese-, pese a que esta ciudad albergue al hermano 'pequeño' del museo holandés, aquí el cannabis está prohibido. 
Cabe destacar que el museo holandés tiene 100 metros cuadrados, y el barcelonés, con casi 1000 metros cuadrados y 6.500 piezas, se ha convertido, por el momento, en el más grande del mundo; superando así a su hermano mayor.
El Museo Hemp -cáñamo-, es un espacio dedicado a informar y acercar a los visitantes a la planta del cannabis como «fuente versátil para fines industriales, nutricionales, medicinales, sacramentales y recreativos». Pero ni se fuma ni se comercializa con marihuana.
 

El Hemp Museum Gallery de Barcelona fue inaugurado el 9 de mayo de 2012 y, como ya he dicho, es un museo hermano del Hash Marihuana & Hemp Museum de Ámsterdam, que fue fundado en 1985 por su director Ben Dronkers, el mismo que el de esta ciudad.

En las visitas se explica la historia de este palacio, la reforma modernista que se hizo y luego en una segunda sala llena de vitrinas, libros y objetos relacionados con esta planta, se relata sus características y múltiples usos beneficiosos. 

Nota - Solo una crítica, colocar una planta a lo alto, una cachimba y el busto de un hombre fumándose un porrete me parece de muy mal gusto y afea esa preciosa chimenea modernista.