.

.

martes, 25 de marzo de 2014

BARCELONA NO ES DUBAI

Hace unos días dí con esta locura que apareció en los medios hace poco menos de un año y que me ha causado un profundo horror.

"Una isla artificial, como las construidas en Dubái, en plena costa de Barcelona. Una inversión de 1.500 millones de euros que incluye hoteles y viviendas de lujo, con forma de una gran nave espacial. Pisos a partir de 495.000 euros y áticos de 20 millones. Todo conectado a tierra firme con una gran pasarela. Y ecosostenible, aseguran sus promotores". 

Parece un bulo de los que corren por las redes sociales, pero sus responsables insistían en que la idea iba  en serio y ya habían hecho un primer proyecto que aparecía en su página web.

A finales del mes de Mayo de 2013, el Ayuntamiento de Barcelona confirmó que los promotores -el fondo de Apogee Investors y Mobilona, ambos estadounidenses- habían comunicado oficialmente sus intenciones y que lo estaban estudiando. Desde entonces no se ha vuelto a saber nada más, cosa que me tranquiliza.

Además de un proyecto que no tiene nada que ver con nuestra ciudad y si tenemos en cuenta el litoral catalán, que la Autoridad Portuaria de Barcelona está prácticamente en el centro de la ciudad y que el aeropuerto de El Prat siempre se planteó una posible extensión utilizando una isla artificial, es fácil deducir que este horror se ha quedado en un sueño o quimera norteamericana. 

Por si acaso, ¡MENOS MAL! Yo no quiero 'naves espaciales' en nuestro litoral.


Nota: Se ha descuadrado el blog y no me me ocurrido nada mejor que esta tontería.