.

.

miércoles, 30 de abril de 2014

EL PARTHENON MASRIERA


Escondido en la Dreta del Eixample, bajando la calle Bailén a la derecha y justo antes de llegar a Consell de Cent, nos encontramos con una construcción poco común y totalmente fuera de contexto, que pese a su gran presencia puede hasta pasarnos desapercibida. Es el Parthenon Masriera, una reliquia del pasado.
(Foto de la izquierda de 1892).

El conocido como Parthenon Masriera es un pequeño templo neoclásico construido en 1882 e inaugurado en 1884. Su arquitecto fue Josep Vilaseca, creador del también emblemático Arc de Triomf del Paseo San Juan.
Vilaseca diseñó un templo hexástilo y corintio y sobre una gran plataforma. Las columnas estriadas soportan el entablamento y el frontón triangular sin esculpir, con un grifo (animal mitológico mitad águila, mitad león) en cada extremo.

1918

1935

Este edificio perteneció a la familia Masriera, concretamente a los hermanos Josep y Francesc Masriera quienes ubicaron allí su taller y sala de exposiciones. 
Durante el siglo XIX, los miembros de esta familia destacaron como orfebres, joyeros y pintores. Los dos hermanos consiguieron consolidar el negocio de joyeros, iniciado ya anteriormente por otros miembros de la familia. En 1872 ya se habían convertido en una de las mejores joyerías de Barcelona, situados en la calle Ferran y con un alto nivel en el diseño de joyas artísticas.
Paralelamente al mundo de la joyería, también destacaban en la pintura, consiguiendo también un gran éxito entre la alta burguesía de Barcelona y exponiendo incluso en la Sala Parés.

Aunque cuando consiguieron el máximo esplendor no fue con los hermanos Josep y Francesc, sino con el hijo del primero, el famoso joyero modernista y del art noveau, Lluís Masriera, de quien cabe destacar sus conocidos esmaltes "pliqué-à-jour".

Interior taller y sala de exposiciones.

En 1932, este taller y sala de exposiciones se convirtió en el Teatro Stadium. Actualmente pertenece -según he leído- a una congregación de religiosas.


2014

1 comentario:

Juanfra dijo...

No me he fijado nunca y seguro he pasado montones de veces por delante. Está visto que conozco poco mi ciudad o no me fijo. Me acercaré a verlo. Gracias.