.

.

miércoles, 16 de abril de 2014

HORTA-GUINARDÓ


El distrito de Horta-Guinardó es el tercero en extensión de la ciudad de Barcelona, solo superado por los de distritos de Sants-Monjuic y Sarriá-Sant Gervasi. 
Con una superficie de 1.192 ha, representa el 11,9% de la extensión total de la ciudad y comprende la mayor parte del territorio que le da nombre el antiguo municipio de Sant Joan d'Horta, parte del de Sant Martí de Provenzals y de Sant Andeu del Palomar. (Foto de arriba del Manantial Monte Pujol del año 1900)

Está situado en el sector nordeste de la ciudad, entre los distritos de Gràcia y Nous Barris. Limita al sur con el Eixample Dret, Sant Andreu y Sant Martí; al norte, con la Sierra de Collcerola. 

1914 - Carrer Salsas con las casas modernistas de los ricos barceloneses.

1917

La historia del actual distrito de Horta-Guinardó empieza en el antiguo valle de Horta, conocida ahora como valle de Hebron, que está donde se desarrolló el municipio del mismo nombre antes de agregarse a Barcelona el año 1904. Este origen marca todavía con fuerza la realidad del distrito y así lo refleja su división en once barrios, siguiendo criterios históricos. 
En el norte, bajo Collserola, están los núcleos que forman actualmente el valle, como Sant Genís de los Agudells, Montbau, la Vall d'Hebron, la Teixonera, la Clota, el Carmel, la Font d'en Fargues y el casco antiguo de Horta, que incluye el vecindario de la Font del Gos, un conjunto de viviendas con 500 residentes que hay dentro del parque natural de Collserola.
En la parte baja del distrito, por debajo del Carmel y de la colina de la Rovira, están los barrios del Guinardó, el Baix Guinardó y dos importantes zonas verdes (el parque de las Aguas y los jardines Príncipe de Gerona) y Can Baró.

1920

1960

El crecimiento del núcleo de la población desde el siglo XVI hasta principios del XX está fuertemente ligado a la existencia de grandes y ricos manantiales de agua lo que hizo que naciesen las cotizadas lavanderas de Horta que lavaban la ropa de toda la burguesía catalana del XIX y XX.
En esa época, Horta tenía en su término municipal una población dispersa entre campo, masías y viñas, a cuyo lado emperazon a aparecer las casas de verano de los burgueses, nobles e industriales de Barcelona.


En 1901, con la llegada del primer tranvía la prosperidad llegó también al barrio. Luego en los 50 se dió la construcción indiscriminada de pisos que dieron al traste con la gran mayoría de las masías de la zona y también de las casas "nobles". 

2012 - Horta vista desde el Turó de la Rovira.