.

.

domingo, 6 de abril de 2014

LA CATEDRAL

En pleno Barrio Gótico, se encuentra la Catedral de Barcelona, cuyo nombre completo es 'Catedral de la Santa Cruz y de Santa Eulália', en honor de quien fue única patrona de la ciudad antes de compartir el título con La Virgen de la Mercè.

En 1046 se empezó la construcción de una nueva sede, de estilo románico. De esta, se conservan pocos elementos, ya que fue demolida a medida que avanzaban las obras del nuevo templo, iniciado en 1298 y finalizado en el siglo XV. Tras ellas quedó pendiente la fachada, que estuvo en espera durante cinco siglos y que fue construida en estilo neogótico a finales del siglo XIX.

Según la documentación existente, el 7 de mayo de 1298 se colocaba la primera piedra de la catedral de Barcelona, máximo exponente de lo que se conoció como gótico mediterráneo. El origen de esta catedral se remonta al periodo visigodo, en los siglos III y IV y corresponde a una basílica de tres naves que al-Mansur destruyó en el año 925. Allí se escogió el actual emplazamiento para levantar una ermita en honor a la Santa Cruz.

1898

1905

1920

1927

1963 - Durante el Congreso Eucarístico.

La catedral de Barcelona presenta una fachada exterior con dos altas torres laterales y otra central coronada por un cimborrio de 70 metros. Aunque su proyecto data de 1480, no se construyó hasta finales del siglo XIX. En el interior destaca la cripta con los restos de Santa Eulalia, situada bajo el presbiterio, cuyo sepulcro de estilo italiano se sostiene sobre ocho columnas de mármol jaspeado. Una de sus acogedoras capillas alberga el retablo de la Transfiguración, obra de Bernardo Martorell, y en la capilla de San Olegario se encuentra el Cristo de Lepanto, uno de los que más devoción despierta entre los feligreses.

1970

Exceptuando el actual cimborrio y la fachada principal, la catedral gótica se terminó en poco más de ciento cincuenta años. La cripta dedicada a Santa Eulalia y el coro son de finales del siglo XIV. La fachada es la parte más reciente de la catedral ya que se construyó a finales del siglo XIX y principios del XX. Los arquitectos Josep Oriol Mestres y August Font i Carreras fueron los que terminaron las obras, inspirándose en un dibujo de principios del siglo XV del arquitecto francés Mestre Carlí.

2010

En el claustro hay un surtidor de agua donde el día del Corpus se hace bailar un huevo tradición barcelonesa de "l'ou com balla", y también hay un estanque con trece ocas blancas, siempre trece, que son los años que tenía Santa Eulàlia, según cuenta la tradición o leyenda, cuando fue martirizada.