.

.

domingo, 4 de mayo de 2014

BARCELONA 1874

El período anterior que llevó a esta Barcelona de 1874 no fue en absoluto un período plácido, durante los años anteriores se produjeron numerosas revueltas y alzamientos: el bombardeo de Barcelona por el general Espartero (1842), primera huelga general (1854), la insurrección de obreros y progresistas, la represión de O'Donnell (1856) -que causó 500 muertos entre la población-, el estado de sitio en 1868, la huelga general y enfrentamiento con el ejército en 1874 tras el golpe de estado del general Pavía, etc. 
También durante esos años comenzaron los grandes movimientos inmigratorios, sobre todo los procedentes del Languedoc y del Rosellón (sur de Francia); esos fueron los primeros.

En este siglo dos hechos principales marcaron el futuro de la ciudad:
En 1854 se autorizó el derribo de las murallas que impedían su desarrollo económico y urbanístico y, en 1859, se aprobó el plan del Eixample de Idelfons Cerdá; por último la Exposición Universal de 1888, representó el espaldarazo que equiparó a esta ciudad con los países europeos desarrollados, lo que produjo una nueva oleada inmigratoria, esta vez procedente de España.

La industria y el comercio conformó una importante burguesía, en tanto que los movimientos sociales y migratorios, dieron entrada a todas las corrientes ideológica del exterior que fue origen del movimiento denominado Renaixença (Renacimiento) en todos los órdenes: literario, pictórico, arquitectónico, científico, político, etc., con constantes choques con sucesivos los gobiernos conservadores de Madrid, encerrados en si mismos, añorantes del pasado tras la pérdida de las últimas colonias.

Esa es la lejana Barcelona de 1874 que reflejan estas maravillosas fotos.