.

.

martes, 13 de mayo de 2014

LA MINA-GROTT

La Mina-Grott es un túnel de casi un kilómetro y medio que se encuentra dentro del término municipal de Barcelona y que conecta el Pantano de Vallvidrera con la parte baja de ese mismo barrio y cerca de la estación del Funicular de Vallvidrera.

Su construcción se realizó en 1855, cinco años después del comienzo de las obras del pantano. Durante ese tiempo, la 'mina' fue explotada por una compañía que poco a poco cayó en decadencia.

Años después, muy al principio del siglo XX, un ingeniero de la compañía de tranvías, Carles F. Montañés, presentó un proyecto que pretendía construir una vía de 60 centímetros y ampliar a su vez la sección del túnel, a unos tres metros, para hacer pasar por él un trenecito destinado a trasladar a los barceloneses que iban a pasar sus ratos de ocio en la Sierra de Collcerola. El proyecto aseguraba al mismo tiempo la continuidad del trasvase de agua desde el pantano.

Este tren se convirtió en el primer tren eléctrico de pasajeros de España y, podríamos decir, en la primera "línea de metro" de Barcelona. Su vida fue efímera pero tuvo mucha repercusión en la posterior evolución de la ciudad de Barcelona y sus alrededores, por lo que es de justicia recuperar la historia de algo tan pequeño capaz de haber producido en la posteridad algo tan grande. 

El precedente más antiguo del trenecito "Mina-Grott" fue el tren miniatura diseñado por el ingeniero alemán Werner von Siemens, fundador de la compañía Siemens & Halske. El 31 de mayo de 1879 este ingenio se puso en funcionamiento en el interior del recinto de la Exposición de Industria y Artesanía celebrado en Berlín. Se trataba de una pequeña línea de 300 metros de longitud que enlazaba entre sí todos los pabellones de la feria, y constaba de una pequeña locomotora eléctrica que arrastraba tres vagones de madera para un total de dieciocho pasajeros sentados cada uno.


El 13 de Junio de 1908 se realizó el viaje inaugural. Se trataba de un vagón eléctrico con capacidad para 36 pasajeros, el doble que el de Berlín, sentados en asientos distribuidos de forma 2+2 en compartimentos cerrados con puertas correderas de reja de corral. El túnel estaba iluminado con 80 bombillas de colores. El éxito del tren fue tan grande que cerca de 40.000 personas lo utilizaron durante el breve periodo de tiempo -1 año- en el que funcionó.
Tanto el parque atracciones del Tibidabo como la empresa explotadora del tren de Sarrià vieron en este tren un fuerte competidor, y como unos aducían que era una atracción y estaba fuera de sus competencias y el otro que era un tren y pasaba lo mismo, las presiones de ambos obligaron a que la instalación dejara de funcionar a mitad de 1909. 


Posteriomente fue utilizado durante un tiempo como transporte de obreros y material en la construcción de los actuales túneles de los Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya hasta su cláusura en 1916. El 28 de noviembre de 1916 se inauguró el tramo Sarrià-Les Planes, al día siguiente, el Mina-Grott cerró definitivamente y tanto las instalaciones ferroviarias como la vagoneta de pasajeros fueron desmanteladas. Así quedó la mina, en un estado de total abandono hasta que las nuevas canalizaciones de agua la rescatarían del olvido para transportar de nuevo agua, aunque esta vez en sentido inverso: desde Barcelona hasta Sant Cugat del Vallés y Sabadell.

Nota: El pantano de Vallvidrera, merece una entrada aparte que no tardaré en editar y será un complemento de esta o viceversa.

Pantano de Vallvidrera en 1905