.

.

sábado, 10 de mayo de 2014

TORRE ANDREU - 'LA ROTONDA'

La Torre Andreu, verdadero nombre de esta finca burguesa con su mítica torre esquinera que da paso a la modernista avenida Tibidabo, fue construida por Adolf Ruiz i Casamitjana entre 1906 y 1918, por encargo del rico farmacéutico Salvador Andreu. 
En 1920 fue reformada y ampliada por el arquitecto modernista Enric Sagnier i Villavecchia, quien diseñó su pieza más importante: la torre de mosaico que encargó al artista Lluis Bru. 


Más conocida como "La Rotonda", la "Torre Andreu" es un edificio a caballo entre el modernismo y el neoclasicismo novecentista que se encuentra en la Av. del Tibidabo, junto a la plaza de John F. Kennedy, en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi de Barcelona, aunque su entrada principal está situada en el Passeig de Sant Gervasi. El inmueble figura inscrito en el Catálogo Arquitectónico de Barcelona y está integrado en la llamada "Ruta del Modernisme" que comprende los 115 edificios más destacables entre los muchos que posee la ciudad.

1920

1925

1930

1966

La atrevida estructura de pilares de acero que lo sostiene genera estancias amplias y diáfanas y convierte el edificio en un versátil contenedor. Esta virtud, sin embargo, ha propiciado una ajetreada historia de ampliaciones, retoques y cambios de uso, con frecuencia poco respetuosos con la obra inicial. 

Este edificio nació como casa de verano, a los pocos años fue reconvertida en residencia familiar y durante seis décadas albergó un hotel con mucho 'glamour' –llamado primero 'Metropolitan' y luego 'La Rotonda'–, este último cerró a mitad de los años setenta y dió paso a la instalación de un lúgubre hospital para pacientes terminales. Esos diversos usos, tales como hotel u hospital, y sobre todo este último, provocaron sucesivas reformas interiores que desvirtuaron la original distribución de espacios y llevaron a la desaparición de muchísimos de sus modernistas elementos decorativos. 
Para rematar la faena, Núñez y Navarro -el esquinero- lo compró en 1999 y desde 2007 hasta 2011 estuvo cerrado y deteriorándose lentamente.

Actualmente el inmueble sigue siendo propiedad del grupo inmobiliario "Núñez y Navarro" y está afectado por un plan de reconversión que prevé el derribo del 80% del edificio -solo quedaría la parte frontal que hace esquina- para construir un edificio en un estilo arquitéctonico radicalmente distinto y dedicado a oficinas, con una superficie de 10.000 m2. (¿10.000 m2 de oficinas en esa zona?...)  
Este inaceptable proyecto cuenta con el rechazo de la plataforma vecinal "Salvem la Rotonda" que lleva años reivindicando la restauración de la obra modernista -la más importante del barrio- que se encuentra en mal estado desde hace bastantes años.  Visto el absurdo proyecto de NyN, mejor que se quede como está.

1990

Proyecto -destrozo- de "Nuñez y Navarro".