.

.

lunes, 2 de junio de 2014

LA CASA ARNÚS, "EL PINAR"

La Casa Arnús, o El Pinar, está situada muy cerca de la estación del funicular del Tibidabo, concretamente en la carretera de Les Aigües, a la falda del Tibidabo y fue construida, entre los años 1902-1904, por el arquitecto modernista Enric Sagnier i Villavecchia; seguramente el arquitecto más prolífico en obras modernistas de esta ciudad. 

En 1900, la construcción de esta mansión fue encargada a Enric Sagnier por el médico Manuel Arnús i Fortuny, sobrino de Evarist Arnús y Ferrer fundador de la Banca Arnús.

El Pinar o Casa Arnús es un deslumbrante palacio, o castillo, rodeado por un gran y cuidado jardín, o bosque ajardinado. Es una construcción  abundante de perfiles, con un ligero aire gótico y detalles de la arquitectura solariega catalana, que se yergue  sobre una estructura en forma de cruz con tejados de cerámica coloreada.


1910

Rincón interior de principios del siglo XX.

Pese a sus considerables dimensiones fue concebido como residencia unifamiliar rodeada de grandes bosques y jardines, todo ello delimitado por una valla de piedra y la bonita casa del guarda que da acceso a la finca.

Su aspecto de castillo está formado por un cuerpo central en forma de cruz del que parten cuatro alas cubiertas a dos aguas con techo de baldosas de cerámica roja. Dos torres, una cuadrada con tejado piramidal y otra octogonal rematada por una cubierta cónica, completan la edificación.
En su interior una amplia y noble escalinata de mármol, a la derecha de su también amplio vestíbulo, da paso a los pisos superiores.

Como otras muchas casas y mansiones de Barcelona, durante la Guerra Civil, en 1936, fue ocupada y destinada a acoger a los refugiados que huían de los fascistas. Tras la guerra quedó abandonada y sufrió gran degradación exterior como interior, hasta que los "religiosos" vencedores se la otorgaron a las Hijas de la Caridad de Sant Vicente de Paul.

Casa del guarda.

Vestíbulo y escalinata.

Comedor con los muebles originales restaurados.

En 1976, la Fundación Asepeyo se hizo con la propiedad y encargó su completa restauración al arquitecto Josep Mª Armengou i Vives, quien restituyó el antiguo explendor a la Casa Arnús. 
Actualmente sigue siendo la sede de la Fundación Asepeyo quien mantiene la finca en inmejorables condiciones. 
Este magnífico edificio está protegido como "Bien cultural local del municipio de Barcelona".

De izquierda a derecha: la Torre Foster-Collcerola, el Observatorio Fabra, la Casa Arnús y tras ella, el parque de Atracciones del Tibidabo.

1 comentario:

Cristian Roldán dijo...

Este Castillo es imponente. Hace poco me mudé a Barcelona, y es uno de los edificios que más me impacto por su arquitectura y ubicación. Desde luego es uno de los mas espectaculares que eh visto. Gracias por el aporte y la información. ¿Saben si se puede visitar su interior?