.

.

miércoles, 4 de junio de 2014

LA CASA GARRIGA NOGUÉS

La Casa Garriga Nogués es un edificio de estilo ecléctico con elementos modernistas, que está ubicada en la calle Diputación, 250, entre la calle Balmes y Rambla de Catalunya, en el distrito de la Dreta de l'Eixample de Barcelona.

El edificio fue construido por el reputado arquitecto modernista, Enric Sagnier i Villaceccia, entre 1902 y 1904, por encargo del banquero Ruperto Garriga-Nogués. La familia Garriga Nogués residió en el piso principal hasta 1936.

La Casa Garriga Nogués es un edificio de planta baja y cuatro pisos, y en una de sus esquinas se levanta una torre con una quinta planta. Esa misma fachada lateral queda a la vista, debido a la existencia de un anexo, de planta baja y piso, que separa el edificio de la finca contigua; que nos puede hacer suponer estaba destinada a alojar al servicio.

El edificio tiene la distribución clásica de las construcciones del Ensanche de principios del siglo XX, con bajos destinados a locales comerciales; el piso principal o planta noble, residencia de la familia propietaria, con acceso por una escalera privada y señorial; y otra escalera independiente para acceder a las plantas superiores, destinadas a los pisos de alquiler.

El vestíbulo de la finca es más que destacable. Está formado por un patio de columnas clásicas, iluminado zenitalmente por una claraboya de vídrios policromados obra del taller de Antoni Rigalt, en cuyo centro se ubica la escalinata señorial, de mármol, que sube a la planta noble. 
Rodeando este patio central se distribuyen varias estancias, entre las que destacan la sala de billar, con un vitral de estilo modernista y motivos pasajísticos; el salón principal, de decoración rococó, con pinturas de temas bucólicos, que lamentablemente están prácticamente desaparecidas; y el gran salón-comedor, de estilo neoclásico, con columnas de mármol verde y capiteles de bronce dorado con decoración floral.


En la fachada, Sagnier mezcló elementos clásicos y rococó -como la baranda de la azotea o las cornisas- junto con otros de inspiración modernista. El piso principal cuenta con un balcón, sobre la puerta de acceso a la finca, sostenido por cuatro grandes ménsulas esculpidas por Eusebi Arnau, que representan las cuatro edades de la vida.

Tras la Guerra Civil, de nuevo, los "católicos" franquistas vencedores donaron el edificio al colegio religioso Sagrados Corazones de Jesús y de María.
Desde 1893 hasta 2004 fue la sede de la editorial de la Enciclopédia Catalana y en 2004 el immueble fue adquirido por Liliana Godia, hija del empresario y coleccionista de arte Francisco Godia para instalar la sede del Museo-fundación del mismo nombre. 
En la actualidad la Fundación Francisco Godia aloja en la planta noble su colección permanente, y destina la planta baja a las exposiciones temporales. Las plantas superiores están ocupadas por un hotel. ¡Otro más!


Para mí, la gran belleza y notoriedad modernista de este inmueble radica más en su interior que en su exterior que, en comparación con la de otros inmuebles de la zona, pueden pasar hasta desapercibidas.