.

.

viernes, 26 de septiembre de 2014

ATROPELLO E INCENDIO

Corría la primavera de 1911 y los barceloneses pudientes, amantes de la velocidad y del olor a gasoil empezaban a recorrer las calles de la ciudad. Uno de ellos, embriagado de tanta modernidad y celeridad, no vio a un peatón que cruzaba Gran de Gracia y lo atropelló.

La multitud, que se hallaba paseando por cerca de los Jardinets de Gràcia, pilló tal grado de indignación que sacó del coche al célere conductor, volcaron el vehículo y lo prendieron fuego. 


¡Anda que aquellos barcelones se andaban con chiquitas!... Con la cantidad de cosas, y no precisamente coches, que -ahora- tendríamos que volcar; pero como nos hemos "civilizado"... ¡Así nos va!

1894-1905 - Gran de Gracia y el aumento de circulación.

¡Con lo felices y tranquilos que vivían ellos, en 1894, cuando por Gran de Gracia solo circulaba el tranvía arrastrado por caballos y cuatro carromatos! Cosas de la modernidad y del cambio de siglo...